Beneficios y tipos

Qué es un masajeador de espalda y para qué sirve.

Todos hemos sentido alguna vez la sensación de tener la espalda cargada, a veces incluso con dolor. Esta desagradable sensación puede venir especialmente después de cargar con bolsas pesadas o en una época de estrés, o simplemente porque con la edad el cuerpo se resiente más que antes.

Para cuidar de nuestros músculos y vértebras lo mejor es visitar al traumatólogo o al fisioterapeuta y así conocer el estado funcional de nuestro cuerpo. En muchas ocasiones el problema se soluciona con un masaje, aplicando calor o tomando un analgésico, pero ahora también hay otras alternativas más baratas y muy eficaces; se trata de los masajeadores de espalda.

dolor lumbar

Un masaje de espalda y cuello es maravilloso. Cualquiera que haya recibido un buen masaje sabe lo agradable que resulta mientras dura, y lo frustrante que resulta no poder recibir uno todos los días. Sin embargo, el sueño de disponer en casa de un masajeador de espalda en cualquier momento es ahora algo perfectamente posible.

Estos aparatos eléctricos combinan el efecto positivo del calor, con una suave presión sobre los músculos y proporcionan una sensación muy reconfortante y satisfactoria sin necesidad de ingerir medicamentos, y sin tener que pagar costosos masajistas. ¡Y además en la comodidad del hogar!

Dolor cervicales

Como bien sabe la medicina tradicional, los efectos del calor y la presión mejoran no solo la circulación sanguínea sino también el tono muscular y el estado de ánimo. Por ello, un masaje es muy recomendable para reducir el estrés, la ansiedad y el insomnio. Después de un relajante masaje ¡qué bueno quedarse dormido!

Actualmente existen en el mercado masajeadores de varios tipos:

  • Asientos de masaje. Son bastante grandes ya que se colocan sobre un asiento sobre el que hay que sentarse. Masajean la espalda y la zona lumbar.
  • Masajeador de cuello y hombros. Tienen un tamaño manejable y un diseño que permite sujetarlo descansando los antebrazos en él.
  • Almohadas de masaje. Son más pequeñas y se usan en la zona cervical.
  • Masajeador específico para los pies.

Para elegir la mejor opción para las personas maduras lo más recomendable sería optar por un masajeador automático que permita regular la liberación de calor y la presión. Tendría que ser ligero y fácil de manejar, y a ser posible con función de autoapagado.

ATENCIÓN: El fabricante advierte que las personas que tienen marcapasos u otros implantes médicos no deben utilizar este producto. Las personas a las que les han diagnosticado alguna patología en la zona cervical, dorsal o lumbar deberían consultar a su médico antes de usar este tipo de aparatos.

En la siguiente página puedes ver algunos modelos seleccionados.

Logo Mi vida sénior
[Total: 1   Promedio: 5/5]