Qué son y para qué sirven

1.- ¿Qué hace un robot de cocina?

Los robots de cocina se han inventado para ayudarte a cocinar. Y han venido para quedarse en la cocina porque enamoran a sus usuarios en la primera cita.

Tanto si te gusta cocinar como si siempre lo has evitado, un robot puede hacer que comas más sano y variado y que, además, disfrutes mucho cocinando. Disfrutar cocinando es fantástico porque tenemos que comer todos los días, y si lo pasamos bien haciendo comidas ricas, pues mucho mejor.

pareja-sénior-comiendo-juntos

Las personas acostumbradas a cocinar, y que además cocinan bien, empiezan pensando que no necesitan un robot en las diarias rutinas culinarias. Sin embargo, llega un momento en el que se agradece una ayuda en la cocina.

Tareas que antes eran triviales, como rallar, trocear o batir, acaban siendo cada vez más tediosas e incluso difíciles para las personas sénior. El riesgo es caer en una dieta monótona y menos nutritiva.

mambo-7090-cecotec

Los hombres y mujeres que usan habitualmente uno de estos robots consiguen que su dieta sea más variada, dedican menos esfuerzo a cocinar y a limpiar la cocina y, sobre todo, disfrutan en su propia casa de platos muy ricos que antes sólo comían en restaurantes.

Una vez que el robot se instala en la cocina, platos nunca vistos en el hogar empiezan a aparecer perfectamente cocinados. La salsa bechamel, la fideuá, las croquetas, la vichyssoise, el humus, las masas, los guisos españoles o la cocina asiática… 

mujer-sénior-preparando-verduras

Todas esas cosas que mucha gente no se atrevería a hacer, por pereza o ignorancia, no es que sean posibles porque tienes los ingredientes y una receta escrita, es que quedan bien porque un cocinero las hace en tu cocina por ti.

Un robot de cocina puede hacer muchas muchas cosas con gran precisión. La mayoría de ellos pueden pesar, trocear, picar, triturar, moler, pulverizar, rallar, batir, montar, emulsionar, mezclar, remover, cocinar al vapor, escalfar, confitar, amasar, hervir, fermentar, cocinar al baño María, calentar con precisión grado a grado o mantener caliente… en fin, por si fuera poco incluso pueden cocinar varios platos a la vez.

Cuando escuché esto por primera vez pensé que era algo que tenía que ver con mis propios ojos. Entonces comprendí que esta maravilla tecnológica funciona a base de recetas programadas. 

cecotec-mambo-7090

El proceso es así: uno busca en el recetario un plato que le apetezca, pone los ingredientes encima de la mesa y, después, va haciendo lo que el robot dice que hay que ir haciendo; básicamente hay que ir poniendo los ingredientes en los vasos y recipientes que se indique y darle al botón. El robot se encargará de hacer todas las operaciones culinarias, controlar los tiempos y la potencia de cocción. 

mambo-7090-cecotec

Vamos, que el robot hace todo lo difícil y tú solo tienes que ir dándole los ingredientes según los va pidiendo. Cuando acaba, se meten los accesorios usados al lavavajillas y ya está; cocina limpia y recogida.

Otra opción más creativa, si quieres controlar el procedimiento, es el modo manual. De esta forma eres tú quien le dice al robot lo que tiene que hacer y cómo tiene que hacerlo. De todas formas, con los centenares de recetas que proporcionan los fabricantes dan ganas de ir probando todos esos platos antes de volver al modo manual.

En cualquier caso, las tareas culinarias se facilitan mucho, todo se simplifica, y se mancha mucho menos.

Como era de esperar, todos los recipientes empleados se pueden limpiar en el lavavajillas. Perfecto.

mycook-one

2.- Un robot de cocina no es una olla.

Además de los robots cocineros, en los últimos tiempos ha aparecido otro tipo de pequeño electrodoméstico que también puede ser de gran ayuda; se trata de las ollas programables. Y no, no son lo mismo.

No hay que confundir el robot de cocina con las ollas programables de las que hablaremos otro día con más detenimiento. Básicamente, se diferencian en que en estas ollas se meten todos los ingredientes desde el principio y se cocinan de un tirón sin que tú tengas que hacer nada más.

Son una versión más moderna de las ollas tradicionales que facilitan la cocina a personas con poco tiempo para cocinar. Permiten, por ejemplo, dejar la olla programada por la mañana para tener la comida hecha y caliente, justo a la hora que llegamos a casa. Otra maravilla de la tecnología.

Moulinex Maxichef

Esto es una olla programable.

Se meten todos los ingredientes a la vez, se selecciona el programa de cocinado y la dejas sola cocinando. 

mycook-touch

Esto es un robot de cocina.

La pantalla te dice los ingredientes que hay que ir poniendo en pasos sucesivos según la receta seleccionada. El robot hará todo lo demás y la comida queda en su punto. El proceso es más divertido e interactivo.

Encuentra aquí la comparación de los mejores robots de cocina para ti.

3.- Componentes y accesorios de un robot de cocina.

Lo sorprendente de estos robots es que para realizar esa enorme cantidad de funciones no necesitan de muchos accesorios, siendo el aparato completo de un tamaño muy razonable para cualquier cocina.

Los componentes, que varían según los diferentes fabricantes y modelos, serían los siguientes:

El cuerpo del aparato:

  • Panel de control. Los modelos más completos tienen una pantalla táctil, similar a la de una tablet, o una pantalla digital. Muestra los tiempos, potencia, y cantidades necesarias, además de otras informaciones útiles.
  • Algunos modelos constan de conexión wifi para actualizar las recetas y el software. Gracias a la conectividad es posible interaccionar con otros usuarios e intercambiar recetas.
  • Sistema de calentamiento. Puede utilizar resistencias o sistemas de inducción. El calentamiento por inducción es más homogéneo y hasta un 20% más rápido. Se pueden alcanzar temperaturas de hasta 140ºC, según modelos.
  • Mecanismos para el movimiento de las cuchillas y las palas para mezclar, batir o amasar.
  • Sistema de refrigeración del motor que se activa cuando se cocina a altas temperaturas.

Los accesorios extraíbles y complementos:

  • Materiales: acero inoxidable y plástico apto para uso alimentario.
  • Jarra. Hay modelos de 2L y de hasta 5L.
  • Cuchillas para triturar. Generalmente son extraíbles. En muchos modelos se meten en el lavavajillas.
  • Cesto colador. Extraíble con un mango.
  • Vaso dosificador. Útil para hacer mediciones y, en algunos modelos, cerrar la jarra.
  • Paleta mezcladora. Para mezclar sin triturar.
  • Espátula para remover y rebañar.
  • Vaporera o bandeja de cocción al vapor. Puede tener varios niveles, lo que permite cocinar simultáneamente varias cosas a la vez.
  • Recetario, en papel o digital. Aplicación para móviles (APP).
mambo-7090-cecotec
Logo Mi vida sénior

Por una vida mejor, más cómoda y más feliz.

[Total: 1   Promedio: 5/5]